¡No sé como iniciar!

¿TE CASAS Y NO SABES COMO EMPEZAR A ORGANIZAR EL GRAN DÍA?

AQUÍ TE DAMOS UNOS TIPS PARA ORGANIZARTE Y OTORGAR PRIORIDADES

¿Estás próxima a casarte? ¡Felicidades! Es momento de comenzar una de las etapas más especiales de tu vida, y aunque es normal que no tengas ni idea de dónde empezar a planear una boda, no te preocupes, te presentamos una guía de todo lo que debes hacer para montar el espectacular
evento que siempre has soñado.

  1. En primer lugar debes considerar un período aproximado de tiempo para planear la ceremonia; lo más recomendable es comenzar los planes con un año de anticipación. Cuando determines el período que te acomode más para concebir tu especial evento, es momento de establecer fechas aproximadas. Puedes elegir dos o tres fechas aproximadas que sean cercanas entre sí (Por ejemplo, dos fines de semana separados por una semana cada uno), de ese modo tienes más probabilidades de que haya espacio para el día de tu boda en la locación que más te guste.

  2. Decidir qué tipo de boda quieres es un paso muy importante también, pues de eso dependerá la hora de tu evento, la decoración, invitaciones, comida, salón e incluso la etiqueta y el dress code. Toma en cuenta la estación del año en la que se celebrará tu boda y el clima de la región en la que vas a llevarla a cabo, para que el tema no contraste excesivamente ni resulte poco favorecedor para el evento.

  3. Durante primavera y verano las bodas de inspiración vintage, boho y tintes orgánicos son una opción excelente, pues el clima se presta para decorar tu evento con flores, follaje y otros elementos de la estación, así como también para celebrar al aire libre. Durante otoño e invierno los ambientes más sobrios son favoritos, con las bodas clásicas, románticas y más elegantes como protagonistas de la estación.

  4. El color o tema de tu evento debe reflejar tu personalidad y debe gustarte, así que no te dejes guiar completamente por las tendencias más populares de Pinterest e Instagram; son lugares excelentes para encontrar inspiración, pero tu boda debe ser un suceso único e irrepetible que combine con tu vibrante personalidad.

  5. Cuando hayas decidido el tema, colores y estilo de tus nupcias, así como las posibles fechas, es tiempo de comenzar a buscar a tus proveedores. Puedes acercarte a un Wedding Planner para que te asesore en la organización y montaje de la boda que deseas, así como para que coopere contigo al momento de acomodar el concepto y crear un pequeño boceto general de tu evento. Coméntale tus ideas y enséñale algunas fotografías de decoración, banquetes, estilos y otros elementos que te hayan inspirado, el Wedding Planner se encargará de acomodar todos tus planes y asentarlos para que coincidan con tu presupuesto, estilo de boda y clima/estación del año.

  1. Lo que sigue ahora es visitar a tus proveedores. Comienza por la locación, pues existen muchos parajes que te incluyen una amplia gama de servicios. Si una hacienda, salón o jardín te ofrece servicio de banquete, pide una degustación previa para que conozcas el sabor de sus platillos y la presentación que manejan. Si no te gusta, puedes rechazarlo y rentar solamente el salón, o seguir buscando.

  2. Es importante que solicites degustaciones y pruebas con diversos proveedores antes de contratar los servicios de uno solo, esto para que sepas con seguridad qué es lo que estás  contratando. Si no sabes dónde comenzar a buscar, puedes acercarte a tu Wedding Planner o preguntar entre tus amigas o familiares por proveedores que recomienden; en internet incluso puedes ver calificaciones de clientes, lo que te puede ayudar a elegir solo la mejor calidad.

  3. Si quieres un tipo específico de comida debes preguntar si pueden prepararla o si el servicio se limita a ciertos menús; y si te confirman que tus platillos pueden ser hechos, pide una degustación antes de contratar los servicios de catering, especialmente si es una banquetera sin experiencia en la cocina que solicitas. No tengas miedo de solicitar todas las degustaciones, demostraciones y pruebas; y visitar tantos proveedores como quieras, ¡es tu boda! Y debe ser un acontecimiento perfecto.

  4. Es muy importante que lleves una agenda en la que anotes todas las citas importantes con floristas, decoradores, banqueteras, pasteleros y otros pendientes, y también que lleves un control de tu presupuesto para que no vayas a pasarte demasiado.

  5. Cuando tengas a tus proveedores agendados y contratados, procura mantenerte en contacto con ellos y con tu Wedding Planner. para expresarles cualquier duda o inquietud que puedas tener. No temas compartir cualquier idea o preguntar lo que necesites, lo importante es que te sientas tranquila y segura de que has contratado solamente a los mejores expertos para el día de tu boda.

TIP: Los inconvenientes o detalles no planeados siempre suceden, por lo que tener un pequeño ahorro almohada puede ayudarte a que los manejes sin tener que salir de tu presupuesto. ¿Qué es un ahorro almohada? Es una pequeña suma contemplada para resolver cualquier evento que pueda surgir, como arreglos al vestido, horas extras del Dj o imprevistos en general, y debe estar contemplado dentro de tu presupuesto general. Por ejemplo: si planeas gastar 150,000 pesos en tu boda, entonces ahorra  170,000 pesos; los 20,000 restantes servirán por si acaso necesitas pagar algo extra, de modo que no debas tocar el fondo para tu luna de miel o tus ahorros personales. Si el evento termina y no hubo necesidad de gastarlos, entonces puedes usarlos para vivir una aventura increíble con tu pareja en un viaje romántico, para la casa o simplemente ahorrarlo para cuando pueda servir.